………………………………………………………..

Detalle del Curso

Fecha inicio y término: 01 de Octubre, 2020 al 31 de Octubre, 2020

Modalidad: Online.

Tipo: Curso Certificado

Certificación: Backups OTEC

Valor pesos: $75.000

Valor dólar: USD 97

Horario: Se recomienda 1 hora de dedicación diaria

Duración: 16 horas cronológicas / 21 horas pedagógicas

Facilitadora: Camila Andrea Moya Pérez

Coordinadora Curso: María José Herrera Lillo

Contacto de Ventas:

academia@fundacionhonra.cl – +56942526516

.

.

.

.

Te invitamos a matricularte online y comienza tu curso

.

MEDIOS DE PAGO

WEBPAY

Puedes realizar pagos en línea a través de Internet desde cualquier lugar en que te encuentres y a cualquier hora. Además, podrás acceder a las promociones y beneficios que entregue tu banco así como pagar en cuotas.

Seleccionar

TRANSFERENCIA ELECTRÓNICA

Te entregamos los datos de la cuenta y las indicaciones para transferir y adquirir el o los cursos que deseas.

Seleccionar

Consulta por las becas para este curso

  • Convenio Marco
  • Entregamos factura a Instituciones y Empresas
  • Descuento 50% Socias/os Fundación Honra.
  • Descuento de 15% a l@s primer@s 10 Inscrit@s.
  • Promoción 2×1. 2 Inscrit@s por el precio de un@. (5 cupos)
  • Promoción 2×1. Inscríbete a dos cursos, paga solo uno. (5 cupos)

Consulta tu Beca

Consultar

Hazte Socia/o

Hazte Socia/o

Facilitador

Camila Andrea Moya Pérez

Licenciada en Trabajo Social, Universidad Autónoma de Chile. Diplomado de postítulo semipresencial Teorías de Género, Desarrollo y Políticas Públicas. Facultad de Ciencias Sociales.
Centro Interdisciplinario de Estudios de Género CIEG. Universidad de Chile. Diplomado de postítulo presencial Convivencia y Mediación Escolar: Estrategias Efectivas para el Aula Regular.
Facultad de Educación y Ciencias Sociales. Universidad Andrés Bello. Trabajadora Social Centro de la Mujer Renca. Área de atención directa.

.

RESUMEN EJECUTIVO DEL CURSO

El sistema educacional chileno presenta un escenario complejo para enfrentar problemáticas sociales;  la formación de los estudiantes está orientada a los resultados y al rendimiento académico, existe un currículum extenso orientado al cumplimiento de contenidos, situaciones de vulnerabilidad de los estudiantes y del contexto,  en donde la precariedad y los recursos escasean, sobretodo en la educación municipal, ha generado un estrés en los actores responsable de sostener un exitoso clima escolar.  
Del mismo modo, las situaciones de  violencia escolar,  se  consideran como la principal dificultad dentro de las escuelas  y se convierten  en un desafío para los equipos de convivencia. En este fenómeno, confluyen varias acciones que son consideradas agresiones dentro del establecimiento pero que no necesariamente son actos de Bullying, podemos mencionar por ejemplo,  la destrucción del  mobiliario, actos de indisciplina por reacciones impulsivas de estudiantes  hacia alguna autoridad, entre otras,  pero que no son reiteradas en el tiempo. 
 
Cuando las agresiones son recurrentes, da lugar a un modo de relación específico que ha sido definido como acoso o Bullying el cual, es toda acción u omisión constitutiva de agresión y hostigamiento reiterado, realizada dentro o fuera del establecimiento educacional por estudiantes que, en forma individual o colectiva, atenten en contra de otro estudiante, valiéndose para ello de una situación de superioridad o indefensión del estudiante afectado, que provoque en este último, maltrato, humillación o fundado temor de verse expuesto a un mal de carácter grave.(Valoras, 2007).De acuerdo a la Encuesta Nacional de la Juventud del año 2018, de un 20% de la muestra encuestada, entre jóvenes de 15-18 años, un 18,2% declaran haber sufrido violencia física en su lugar de estudio y un 15, 3% violencia psicológica. (INJUV,2018)

Sumado a estas cifras, se consideran también altos índices de acoso cibernético, un fenómeno que se ha instalado durante los últimos años en nuestro sistema escolar y es considerado como el más frecuente y el que genera mayor impacto negativo en la victima. El cyberbullying,  se refiere a todas aquellas conductas de acoso realizadas a través de medios tecnológicos. Las agresiones por internet muchas veces son anónimas, por lo que aumenta la sensación de indefensión de la víctima además, el número de espectadores o testigos puede ser mayor, en la medida en que la agresión se reproduzca una y otra vez, transformándose en un daño recurrente  para la víctima. (Paz Educa, 2007).

De acuerdo a la encuesta INJUV 2018, 1 de cada 5 jóvenes señala haber sido víctima de alguna situación de cyberbullying el último año, mientras que cerca de 1 de cada 10 asegura haber sido perpetrador de estas acciones (21,1% y 7,8%, respectivamente). El haber realizado preguntas sexuales, o el haber intentado chatear sobre sexo haciendo sentir incómodo/a  a  la víctima,  son las principales formas de ciberacoso reportado (11%). Le sigue el haber recibido mensajes ofensivos al celular por WhatsApp u otros servicios de mensajería (10,3%). (INJUV, 2018).

Finalmente, las consecuencias más relevantes del acoso escolar para las víctimas  se relacionan con el distanciamiento social, bajo rendimiento en los aprendizajes, apatía impacto negativo en la autoestima, temor constante a ser agredido y en muchos casos, puede ocurrir auto agresiones y suicidio.  Estudios internacionales demuestran que trabajar con los testigos del acoso  podría  romper  el círculo de la violencia escolar puesto que,   al ser capacitados y empoderados en su rol como agentes preventivos,  podrían dejar de validar al agresor en sus conductas, podrían detenerlo y denunciar las agresiones. 

Es este caso, la comunidad educativa tiene un rol fundamental en  la detección  y  protección de los estudiantes frente a hechos de  violencia, sin embargo, es preciso incluir dentro del currículum y en todas las áreas de la gestión educativa, instancias de prevención. Es necesario cambiar el paradigma y dejar de concebir la convivencia como un acto netamente disciplinario dentro de la escuela, es preciso mirar el problema como una instancia de aprendizaje diario y construir una convivencia escolar desde un enfoque formativo y pedagógico. 

“La convivencia escolar no solo está en el hecho de cumplir un currículum, unos temas, unas órdenes, sino que va más allá y plantea la necesidad de revisar las relaciones que se tejen, las dinámicas, el sentir entre las personas y el horizonte en el cual se establece la escuela”. López de Mesa, C. 2013.

OBJETIVO GENERAL

Desarrollar competencias  y habilidades sobre convivencia escolar a partir del análisis reflexivo de contenidos y casos prácticos,  con el fin construir en conjunto, un espacio formativo y de conocimiento en donde cada participante pueda contribuir desde su quehacer,  a  enriquecimientos de los espacios educativos en donde se desenvuelva.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

Reflexionar sobre las prácticas de convivencia escolar en América Latina, conocer sus experiencias y prácticas en las comunidades educativas.
Conocer la normativa nacional relacionada con la convivencia escolar y su impacto en los establecimientos educacionales.
Comprender la gestión de la convivencia escolar y sus principales desafíos.
Comprender el impacto del clima escolar sobre la comunidad educativa y como este influye en el desarrollo socio afectivo de los estudiantes. 
Analizar la problemática del acoso escolar, desde sus diferentes manifestaciones y el impacto que genera en la comunidad educativa. 
Promover el uso de herramientas teóricas y prácticas para la prevención de la violencia escolar. 
Manejar diversas herramientas aplicables en la escuela, para la resolución de conflictos.

APRENDIZAJES ESPERADOS


Distinguir sobre la política nacional de convivencia escolar y las diferentes leyes que brindan soporte.

Conocer las distintas instituciones público-privadas que abordan la convivencia, aportando a la labor de prevención de la violencia escolar.

Comprender comprendan cómo gestionar la convivencia escolar en sus escuelas o liceos a través de los conceptos y herramientas entregadas en el curso.

Reconocer el foco formativo pedagógico de la convivencia escolar y su aplicación en la intervención directa con los y las estudiantes.

Reflexionar sobre las tensiones que presentan los equipos de convivencia escolar, así como la comunidad educativa, frente a las nuevas direcciones que proponen las autoridades en materia de convivencia escolar.

Comprender la importancia de intervenir desde la convivencia escolar y su impacto en los procesos de aprendizaje y desarrollo de niños, niñas y adolescentes, así como también, reconocer la importancia de la convivencia escolar en el clima relacional de toda la comunidad educativa. 

Distinguir las distintas manifestaciones de la violencia escolar y qué medidas pueden aplicar, en sus diferentes realidades, para prevenirla.

Deja tu comentario